Posteado por: Mari Carmen | 12 octubre 2010

Andrés Segovia : guitarrista

Andrés Segovia Torres

Gracias a este gran guitarrista español, la guitarra dejó de considerarse sólo un instrumento popular y se aceptó también como instrumento de concierto.

Nació en Linares ( Jaén) el , 21 de febrero de 1893 y falleció en Madrid, el 3 de junio de 1987. Fue un guitarrista clásico español, considerado como el padre del movimiento moderno de la guitarra clásica.

Muchos estudiosos creen que, sin los esfuerzos de Segovia, la guitarra seguiría estando considerada como un instrumento de campesinos, válida para los bares pero no para las salas de concierto.

Su carrera

Conoció la guitarra desde niño, en la ciudad de Linares, donde nació. Más tarde, criado en Granada en casa de unos tíos acomodados, aprendió la técnica del instrumento con un tocador de flamenco convertido en barbero. Ya en su adolescencia, cuando quiso encontrar un mejor maestro no lo logró, por lo que durante sus estudios de música en el Instituto de Música de Granada tuvo que continuar su aprendizaje de este instrumento de forma autodidacta. Debe comentarse el hecho de que en los años de su niñez, la guitarra era un instrumento menospreciado, pues se consideraba propio de los gitanos y sus bailadores.

Realizó su primera aparición pública en Granada a los catorce años y, con pocos más, ofreció en Madrid su primer concierto, en el que interpretó transcripciones para guitarra de Francisco Tárrega y algunas piezas de Johann Sebastian Bach que él mismo había transcrito.

Para dicho concierto de 1913 en Madrid, que consideraba su verdadero debut, entendía que necesitaba una mejor guitarra. Sabiendo que los concertistas de piano en ocasiones alquilan el instrumento, acudió al establecimiento del constructor de guitarras Manuel Ramírez con la intención de proponerle al dueño que le rentara un instrumento por esa noche. Después de probarlo y ensayar durante media hora la música que había preparado para el recital, el asombrado Ramírez le rogó que aceptara la guitarra elegida como un regalo.

Once años más tarde, en París, se presentaría ya como un virtuoso internacional. Tenía 31 años y era el mejor guitarrista del mundo.

Segovia continuó con sus estudios de guitarra durante toda su vida, aún a pesar de aquellos que trataron de disuadirlo por no confiar en el futuro de dicho instrumento para la música clásica, incluyendo a su propia familia.

Tras realizar una gira por América en 1928, autores como el brasileño Heitor Villa-Lobos empezaron a componer piezas especialmente para él; asimismo, el compositor mexicano Manuel M. Ponce realizó una copiosa producción de obras para la guitarra sola y orquesta dedicadas a éste insigne guitarrista. Segovia transcribió también múltiples piezas clásicas y resucitó algunas de las transcripciones de Tárrega.

Desatada la Guerra Civil Española, Segovia decide abandonar junto a su familia el territorio convulsionado y radicarse en Montevideo (República Oriental del Uruguay), entre 1937 y 1946. Allí, conoce a un joven Abel Carlevaro y lo adopta como su discípulo.

Entre los discípulos de Segovia se encuentra guitarristas como John Williams, Alirio Díaz, Ben Bolt o Christopher Parkening …

Era aficionado a la lectura; los libros de filosofía e historia eran sus favoritos. Incluso ya entrado en los setentas, había empezado a escribir sus memorias que llevaba como título “La guitarra y yo”. Andrés Segovia se casó en tres ocasiones a lo largo de los 94 años que vivió. Las dos primeras veces enviudo, y su tercera esposa, Emilia del Corral, a quien él llamaba cariñosamente Emilita, era cuarenta y cinco años más joven que él y lo acompañó hasta el último momento de su vida.

Cuando lo sorprendió la muerte. Tenía 94 años, la mayoría de ellos dedicados a su pasión: la guitarra.

Reconocimientos y premios

Después  de muchas presentaciones, reconocimientos y aplausos a lo largo y ancho del mundo, su Majestad el Rey de España le otorgó en 1981 el título de Marqués de Salobreña. En 1982 fue nombrado Doctor honoris causa por la Universidad de Cádiz, también obtuvo el Premio Nacional de Música de España.

Recibió el danés Premio Sonning en 1974 y un  Grammy Lifetime Achievement Award en 1986.

Su aporte a la guitarra

A la vez que progresaba en su carrera y tocaba para audiencias cada vez mayores, descubrió que las guitarras existentes no producían el volumen suficiente como para tocar en grandes salas de conciertos. Esto le animó a buscar entre los avances tecnológicos para intentar mejorar la amplificación natural de la guitarra.

Trabajando conjuntamente con los fabricantes, ayudó a diseñar lo que conocemos hoy en día como guitarra clásica, realizada con una madera de más calidad y con cuerda de nailon. La forma de la guitarra se modificó también para mejorar la acústica. Esta nueva guitarra era capaz de producir notas más bajas que las que hasta entonces se utilizaban en España y en otras partes del mundo.

Realizó aportes a la técnica del instrumento, como mantener el pulgar de la mano izquierda bajo el mástil en lugar de doblarlo alrededor del mismo, ya que con ello se lograba extender el alcance de los otros cuatro dedos y se podía pisar cualquier cuerda sin sordear las inferiores a ella. Otro aporte significativo fue colocar la mano derecha en posición vertical a las cuerdas, con lo que se incrementaba la fuerza al tocarlas.

Repertorio

El repertorio de Segovia consistió en tres pilares principales :

  • Las obras contemporáneas, incluyendo conciertos y sonatas, generalmente escrito específicamente para él por compositores Segovia forjó relaciones de trabajo con, en particular españoles, como Federico Moreno TorrobaFederico MompouJoaquín Rodrigo, el compositor mexicano Manuel Ponce, el compositor italiano Mario Castelnuovo -Tedesco, y el gran compositor brasileño Heitor Villa-Lobos.
  • En segundo lugar, transcripciones, por lo general hecha por el propio Segovia, de obras clásicas escritas originalmente para otros instrumentos (por ejemplo, clavecín laúd, piano, violín, violonchelo) por Johann Sebastian BachIsaac AlbénizEnrique Granados, y muchos otros destacados compositores.
  • En tercer lugar, la guitarra clásica tradicional de obras de compositores tales como Fernando Sor y  Francisco Tárrega.
  • A continuación te presento una de las obras más conocidas escritas para guitarra, Recuerdos de la Alhambra de Francisco Tárrega

  • La Fantasía para un gentilhombre es un concierto para guitarra y orquesta compuesto en cuatro movimientos que escribiera en 1954 Joaquín Rodrigo y dedicado a Andrés Segovia . El propio Segovia interpretó para parte de guitarra solista en su estreno en 1958. Te voy a presentar los movimiento 2º , 3º y 4º (en este orden) en interpretación a la guitarra por Narciso Yepes, otro gran guitarrista español de talla internacional :

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: