Posteado por: Mari Carmen | 12 junio 2011

Tomás Luís de Victoria: cuarto centenario de su fallecimiento

Tomás Luís de Victoria   

Avila 1548 – Madrid 1611

Compositor, organista y unos de los más grandes polifonistas no sólo de nuestro país sino de la Europa de su tiempo.

Fue el  séptimo hijo de los once que tendrían el matrimonio formado por Francisca Suárez de la Concha y Francisco Luis de Victoria, quien murió cuando el compositor tenía tan solo 9 años. Al año siguiente se convirtió en niño cantor de la catedral de Ávila donde permanecería hasta los dieciocho años. Allí inicia sus estudios musicales de teoría del canto llano, contrapunto y composición, ejercitándose también en la práctica del teclado. Algunos especialistas creen que pudo haber conocido a Antonio de Cabezón durante esta época.

Terminada su etapa como niño cantor, Victoria fue enviado en 1567 al Collegium Germanicum de los jesuitas en Roma. Posiblemente estudiase con Palestrina, que era maestro de capilla e instructor de canto y música del cercano Seminario Romano. En enero de 1569, abandona el Collegium Germanicum y , sin dejar sus estudios, ejerce el oficio de cantor y organista en la iglesia española de Santa María de Monserrat, templo oficial de la Corona de Aragón en Roma. En 1571 regresa al Collegium Germanicum donde es contratado como profesor. En ese mismo año sucede a Palestrina como maestro de capilla del Seminario Romano.

Te propongo que escuches su Ave María a cuatro voces:

En 1572 publica su primer libro de motetes “Motecta quae 4, 5, 6, 8 vocibus concinuntur” en Venecia dedicado al cardenal-arzobispo de Augsburgo Otto von Truchsess von Waldburg, gran benefactor y mecenas de Victoria.

En 1575, el Collegium Germanicum es trasladado a San Apolinar por orden de Gregorio XIII. Victoria es ascendido a maestro de capilla de este centro, con lo que tiene nuevas obligaciones: la adecuada formación musical de los niños del coro, enseñar contrapunto y los fundamentos de composición a los alumnos capacitados, así como dirigir la música en todas las iglesias dependientes del colegio. Todas estas obligaciones le llevaron a dejar su cargo en la iglesia de Santa María de Monserrat. Ese mismo año toma órdenes menores (lector y exorcista) y es ordenado sacerdote el 28 de agosto en la iglesia de Santo Tomás de los Ingleses. Al año siguiente, 1576, publicó su segunda antología: “Liber Primus qui Missas, Psalmos, Magnificataliaque complectitur”.

Segunda propuesta musical, esta vez será el Motete O Magnum Mysterium

En 1578 abandona el Collegium Germanicum y se retira como capellán a San Girolamo della Carità. En su nuevo puesto convive durante siete años con San Felipe Neri y comienza una etapa de intensa religiosidad. También tendrá por compañeros a otros dos músicos insignes: el español Francisco Soto de Langa y el italiano Giovanni Animuccia. En este periodo verán la luz diversas colecciones de motetes y misas. En 1581 se publicaron otras dos antologías de sus obras (entre ellas los Hymni totius anni); en 1583, apareció otra; y en 1585 se publicaron dos antologías más.

En una de las editadas en este último año, la “Motecta festorum totius anni”, se incluyen dos piezas de Guerrero y una de Soriano. Sus obras se publicaron en muchos lugares diferentes: en Italia, Alemania y España. En 1585 se publica la más ambiciosa y magistral creación de Victoria: el Officium hebdomadae Santae, una colección que incluye 18 Responsorios, 9 Lamentaciones, dos coros de pasiones, un Miserere, Improperios, Motetes, Himnos y Salmos para la celebración de toda la Semana Santa.

En 1587 Victoria regresó a España, aunque regresaría a Roma en 1592 para publicar su Missae, liber secundus. Dos años después asistiría a los funerales de Palestrina, y en 1595 regresaría definitivamente a España.

En el periodo comprendido entre 1587 y 1603, Victoria fue capellán y maestro de coro del Real Convento de las Clarisas Descalzas en Madrid. Durante ese periodo fue reclamado por importantes catedrales españolas como las de Sevilla o la Seo de Zaragoza pero Victoria renunció a todas las ofertas. En Madrid continuó con su proceso de publicación y divulgación de su obra, vendiendo varios libros de motetes y misas a varias iglesias y catedrales.

En 1603 publica el Officium defunctorum a seis voces, escrito para el funeral de la Emperatriz María, y publicado en Madrid en 1605, con una dedicatoria a la princesa Margarita. Desde 1604 permaneció en las Descalzas como simple organista donde murió casi olvidado el 27 de agosto de 1611.

Te presento el motete Pueri Hebraeorum :

Aquí tienes el motete O vos omnes :


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: