Posteado por: Mari Carmen | 28 marzo 2012

Música vocal religiosa en el Barroco

Música vocal religiosa

La música religiosa, aunque ha perdido su gran hegemonía, sigue teniendo un gran peso en el Barroco. Tanto la iglesia protestante como la católica aprovecharán las innovaciones que se dan en la música profana para crear nuevas formas.

Audición: Vivaldi, Magnificat RV 610

Una de las técnicas que más se desarrollará dentro de esta música será el “policoralismo”, que se dará sobretodo en la escuela veneciana. Esta técnica surge en la iglesia de San Marcos (Venecia), cuyo espacio arquitectónico permitió la colocación de dos coros contrapuestos. El músico Giovanni Gabrieli, y más tarde Monteverdi, experimentarán en esta línea de creación.

En Alemania destaca especialmente la personalidad de Heinrich Schütz (1585-1672). En sus Salmos de David usa todo el lenguaje italiano: grandes coros, solistas, instrumentos en concertado, con lo que consigue una sonoridad típica del barroco colosal. Se llega en ellos a una unión íntima entre la música y texto.

En Roma evolucionará exigiendo varios coros que se colocan en distintos lugares de la iglesia. El ejemplo más espectacular lo encontramos en “La misa de la catedral de Salzburgo”, compuesta para 53 voces que se colocan en distintas posiciones ocupando todo el perímetro de la iglesia. Esta misa se le atribuye a Orazio Benevoli.

La iglesia protestante sigue manteniendo el coral como forma más representativa, y la católica continúa cultivando motetes y misas. Sobre estos géneros se aplicarán las novedades de la música barroca.

En este periodo, hay tres géneros nuevos que estudiaremos a continuación:

El Oratorio

La iglesia necesita más que nunca la música para impresionantes ceremonias y como medio para influir sobre el cristianismo, a fin de que éste sienta la religión no sólo racional, sino emocionalmente.

El oratorio es una forma vocal religiosa, de carácter narrativo. Es una especie de ópera religiosa, ya que cuenta con los mismos apartados que ésta (orquesta, arias, coros, interludios, recitativos…). Además, tiene otras similitudes como la gran extensión y el carácter dramático; sin embargo en el oratorio encontramos características propias:

  • Los textos son religiosos, extraídos del Antiguo o Nuevo Testamento; vidas de santos.
  • El oratorio no se escenifica, es decir, los personajes sólo cantan, no actúan.
  • Se interpreta en un lugar de culto sagrado.
  • Existe la figura de un narrador que va explicando la acción mediante el recitativo.

 El objetivo de esta forma es catequizar a los creyentes. Su nombre viene del oratorio de San Felipe Neri (funda la congregación del Oratorio): lugar donde se reunía con los discípulos a orar. Surge en Roma, pero se extiende rápidamente a otras ciudades como Florencia, Mantua, Venecia y a otros países, especialmente Francia e Inglaterra.

Existen dos tipos de oratorios: a) el oratorio latino escrito en latín y representado po Carissmi  y b) el oratorio vulgar, escrito en italiano y representado por autores como A. Scarlati.

Autores:

El primer gran autor de oratorios es Giacomo Carissimi que, con su obra Jepthe, lleva esta forma a una gran perfección. Este autor convierte al coro en el gran protagonista del oratorio, dándole una gran fuerza dramática y rítmica, para lograr una mayor efectividad. Se sirve, por otra parte, de todos los elementos típicos del lenguaje barroco, como el estilo concertado. El gran continuador del oratorio es Haendel.

El oratorio llega a su mejor momento con Georg Friedrich Händel (1685-1759). Sin embrago, Haendel no comienza con esta forma, sino con la ópera, y compone música para la clase burguesa, menos frívola y más preocupada por problemas ético-religiosos; a ella dirige sus oratorios, con los que consigue sus mejores obras, una mezcla de coros fastuosos acompañados de una orquestación magnífica que nos lleva a una de las cumbres de toda la producción musical barroca. Como en las cantatas y pasiones, el coro es símbolo de la voz del pueblo, por lo que en él vierte una música de enorme emoción. Hace un importante uso del estilo fugado. Su oratorio más famoso es El Mesias.

De J. S. Bach destacar su Oratorio de navidad.

Audición: Carissimi, Jephte (Fragm)

Audición: Haendel, El Mesías (Aleluya)

La Cantata

El término cantata significa etimológicamente “música para cantar” y surge en contraposición a la sonata (música para sonar). Es un género de origen profano, destinado a ser interpretado en los salones de la aristocracia, pero es inmediatamente aceptado por la iglesia, especialmente en Alemania, y tiene especial importancia en la religión protestante con Juan Sebastián Bach, cambiando el texto, que ahora se basará en fragmentos del Evangelio, salmos y otros temas religiosos.

Por lo tanto, podemos definir la cantata como una forma musical compuesta sobre un texto profano o religioso de carácter lírico en el que intervienen solos, orquesta y coros, y formada por arias, ariosos y recitativos. Es donde la voz experimenta sus posibilidades y donde nace ya el gusto por el virtuosismo canoro.

Autores:

Entre los cultivadores de esta forma destacan Luigi Rossi (1598-1653), Giacomo Carissimi (1605-1674),  Alessandro Scarlatti (1660-1725) y a  G.P.Telemann.

La cantata se hace religiosa en Alemania y llega a su “Edad de Oro” en el culto luterano. Ya había surgido un siglo antes de Bach y en el camino están compositores importantes como Heinrich Schütz y Buxtehude, autor de más de cien cantatas. La cantata constituye el elemento más destacado del culto luterano, y no falta cada domingo y festividad del año. Usa como elemento más importante y unificador el coral, que encarna el espíritu luterano. Johann Sebastián Bach es el gran autor de cantatas y componen más de doscientas.

Audición: Buxtehude, Cantate Domino

Audición: J. S. Bach, Cantata BWV 4 (Coral final)

La Pasión

Es un oratorio que trata exclusivamente de la pasión y la muerte de Jesucristo, inspirándose en los Evangelios. En cuanto a la forma, la pasión también tiene recitativos, arias, coros e interludios. La figura del narrador es el evangelista que relata mediante un recitativo todos los acontecimientos. Los personajes importantes del Evangelio son interpretados por los solistas, mientras que otros personajes (discípulos, pueblo…) son interpretados por el coro. Al igual que el oratorio no tiene representación escénica.

Autores:

El compositor más destacado de este género es J.S.Bach, con dos obras fundamentales:  La pasión según San Mateo  y  La pasión según San Juan.

Otra gran personalidad del último barroco alemán, compositor de esta forma musical, fue Georg Philipp Telemann (1681-1767) , quien escribió 44 pasiones; su música presenta un carácter más alegre (prueba de la influencia francesa) que se refleja en la importancia que da a la melodía, muy agradable; él mismo señala que “la música no debía ser un trabajo, sino una  forma de felicidad”.

Te dejo algún fragmento de La Pasión según San Mateo de J. S. Bach:

.

.

Audición: Aria nº 75 para bajo de La Pasión según San Mateo de J. S. Bach


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: